Icon close white

El Problema

El Proyecto

Abriendo Prisiones es una iniciativa que busca introducir un enfoque de transparencia sobre los sistemas penitenciarios de América Latina. Mediante el desarrollo y aplicación de estándares de transparencia que relevan información sobre las condiciones de vida y de trato hacia los/as reclusos/as, el proyecto tiene como objetivos la generación y difusión de datos relevantes para la incidencia efectiva en el diseño de una mejor política de seguridad así como para el respeto de los derechos humanos de las personas privadas de libertad.

El Problema

La violación de derechos humanos en prisiones

Al interior de las prisiones de América Latina se reproducen múltiples formas de abuso, de violencia y de violación de los derechos más básicos del ser humano, desde falta de infraestructura básica y denigrantes condiciones de higiene y hacinamiento, hasta prácticas de violencia física, sexual, y tortura psicológica, entre otros.

Opacidad

La opacidad que prima en el sistema penitenciario genera un entorno propicio para prácticas discrecionales por parte de los agentes penitenciarios, como también para abusos, malos tratos y violación de derechos. Ante la amplia ausencia de información públicamente disponible que dé cuenta de la gestión institucional y de las condiciones generales de vida en las prisiones en la región, se vuelve necesario promover la transparencia y rendición de cuentas de los sistemas penitenciarios.

¿Por qué abordar esta problemática?

La problemática sobre lo que ocurre dentro de las prisiones es indisociable de lo que ocurre fuera de ellas: el delito y, en su máxima expresión, los homicidios. En América Latina se registran las tasas más altas de homicidios del mundo, y es considerada la región más violenta. Las respuestas del Estado se han enfocado en una visión punitiva -o de castigo- por sobre una reparativa, focalizada en la reinserción de las personas privadas de libertad.

La reinserción social es el fin de las penas privativas de libertad como parte de una política de seguridad que combata la reincidencia. Es imperativo poner la mirada sobre el trato que recibe la población en prisión a fin de generar las condiciones para una posible reinserción, la que requiere mínimamente que se garanticen derechos humanos durante el proceso de internamiento.

Repensar el sistema penal y emprender un primer esfuerzo en garantizar el acceso a información y a la transparencia de los sistemas penitenciarios es, en última instancia, fundamental para reducir la violencia y la criminalidad en la región y para desarrollar una verdadera política de reinserción

Diseño y Desarrollo Cafeína Digital Studio